De Cambridge a Rojava. Periplo y advenimiento. Primera Parte.

En un espléndido día de inicios de primavera, hemos arribado a la ciudad universitaria de Cambridge, tras dos horas y 80 km de recorrido en bus desde la capital inglesa. Johanna nos recibe en una de las nuevas edificaciones de la Universidad, en un amplio centro de estudios con ventanales inmensos que reciben directamente los rayos de luz del sol de la tarde. Johanna Riha es mitad austriaca mitad tanzana, creció en Sierra Leona, Kenia y Costa de Marfil, y ahora vive en Inglaterra. En Birmingham, realizó sus estudios en Biología, para luego estudiar Epidemiología en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, ciudad en la que trabajó por tres años en programas de salud sexual. Hace un par de semanas terminó su PhD en Salud Pública, cuya tesis se enfocó en el uso de sustitutos de sodio en la prevención de Hipertensión Arterial en Uganda.

Nos cuenta que su rol ahora es observar la distribución de las enfermedades en las poblaciones, entender como estas afectan más a ciertos grupos que a otros, y formular las respectivas soluciones. Las enfermedades no transmisibles (como la Hipertensión Arterial y la Diabetes) están adquiriendo un rol importante en el África Subsahariana, por lo que Johanna espera a largo plazo observar estudios más grandes en la prevención de estas enfermedades.

CAMBRIDGE

Vista panorámica del centro de Cambridge. CEPY 2015.

Aquí detallamos la primera parte de la entrevista realizada a Johanna Riha, epidemióloga y salubrista de la Universidad de Cambridge, quien en Diciembre del pasado año viajó junto a una delegación académica a Rojava, al norte de Siria. Su misión fue atestiguar lo que sucedía con los kurdos de la región. Esta entrevista se llevó a cabo en los primeros días de abril del presente año.

¿Por qué Rojava?

Con todos los antecedentes que Johanna tiene, tenemos que preguntar: ¿Cómo esa parte de tu vida se conecta con lo que ahora está pasando en Siria?

Pues indirectamente yo fui parte de esta delegación académica que fue [a Siria] en diciembre. Realmente estaba interesada en observar la situación en Salud Pública de Rojava, principalmente como la gente está lidiando con las circunstancias…dado el embargo desde Turquía.” Nos indica que cuando la delegación llegó, la frontera con el Gobierno Regional del Kurdistán Iraquí había sido recientemente reabierta. Nos cuenta que en general está interesada en qué es lo que está pasando en Oriente Medio y cómo la gente está lidiando con la situación del Estado Islámico (EI), sobretodo en el Kurdistán Sirio: “El proyecto kurdo en Rojava…esta forma de democracia radical donde la población es extremadamente politizada… [Donde] la emancipación de la mujer es primordial y la juventud está altamente comprometida… Yo creo que es un escenario único dado todo lo que está pasando en la región…esa es una de las razones por las que estuve interesada en ir y ser parte de [la delegación].

Cómo y con quien Johanna decidió ir nos intrigaba: “Escuché que una delegación…junto a Jeff Miley del Departamento de Sociología [de la Universidad de Cambridge] iba a viajar…” Aclara que Dilar Dirik, una de las estudiantes de Miley, decidió organizar esta delegación académica. Muy activa políticamente, esta socióloga que vivió y creció en Alemania, fue el enlace para que Riha pueda unirse al grupo y viajara con la delegación en Diciembre del 2014.

ENTREVISTACEPY

Johanna Riha. CEPY 2015.

Erbil y el Kurdistán Iraquí

¿Tuviste problemas para viajar desde aquí [Reino Unido] hasta Iraq?

No…todo sin novedad”. Desde Londres hasta Erbil, la delegación académica no encontró ningún obstáculo, ni chequeos inusuales, ni preguntas incomodas. Al regreso la situación fue similar.

¿Cuánto tiempo pasaron allí?

El viaje en total duró 10 días…llegamos primero a Erbil en Iraq…y fuimos en auto hasta la frontera entre Siria, Iraq y Turquía. El viaje [por tierra hasta la frontera] nos tomó entre tres y cuatro horas. El paisaje me pareció muy interesante…” Riha se vio sorprendida por las construcciones y el crecimiento que en Erbil se desarrollaban: “Puedes ver los efectos del petróleo y la infraestructura que está creciendo gracias al dinero que está siendo inyectado en la región…no fue algo que me lo esperaba de verdad”. Otra de las cosas que llamó la atención de Riha fue la presencia de las Naciones Unidas (NNUU) en Erbil: “aparentemente las oficinas de la entidad se habían pasado de Kabul a Erbil, así que había una importante presencia de las NNUU en términos de personal, trabajando en varios proyectos para Oriente Medio”.

MAPA

Aquí se indica la ciudad Qamishli como referencia, ciudad principal del cantón Jazira. La delgada línea blanca en el mapa, entre las dos ciudades representa la frontera entre Iraq y Siria. Una similar línea superior indica la frontera con Turquía. Fuente: Google Maps (2015) [Earth Map].

¿Te pareció el Kurdistán Iraquí un proto-estado?

Bueno…el Gobierno Regional del Kurdistán (GRK)…no lo sé…prácticamente te sellan tu pasaporte con una leyenda que dice GRK así que parece independiente del gobierno en Bagdad. Lo que si hay es un entendimiento [entre Iraq y el GRK] en términos de la autonomía política”. Riha menciona que al momento hay una supuesta coalición de gobierno en el GRK, entre Jalal Talabani y Massoud Barzani.

¿Sentiste la presencia de los Estados Unidos en el Kurdistán Iraquí?

Definitivamente, creo que incluso había una avenida llamada George Bush…vi banderas estadounidenses en carros y en distintos lugares…definitivamente había esa presencia”.

Johanna aclara que no hubo señal real del EI durante el recorrido. Había muchas historias que distintas personas -incluyendo los choferes que ayudaron a la delegación- aseveraban sobre la presencia del EI en distintos puntos del Kurdistán Iraquí. Aparentemente, en cierto punto gente ligada el EI había plantado una bandera en Erbil, pero en realidad no pasó nada fuera de lo común mientras la delegación estuvo en allí.

La frontera y el arribo

¿Cómo fue cruzar la frontera? Antes de llegar a Siria, ¿con quién hablaron? ¿Quién fue su contacto?

Dilar y los otros colegas se encargaron de arreglar la transferencia…uno de los mayores obstáculos fue el idioma…la mayoría de nosotros no sabía turco, árabe o kurdo…dependíamos mucho de los traductores. Antes de cruzar la frontera fuimos detenidos en un puesto de control…esperando por la confirmación de darnos el paso…para ese momento no estábamos seguros -por la tensión política entre el GRK y el gobierno de Rojava- si nos iban a dejar pasar, [especialmente] por ser una delegación tan grande [13 personas]. Finalmente aceptaron, y allí se pudo apreciar visualmente una gran diferencia entre los dos lados de la frontera…el GRK controla el movimiento a través del río [´Tigris]…así que en cualquier punto [ellos] pueden decidir quién puede cruzar y quién no.” Johanna nos cuenta sobre un puente temporal cercano a la frontera, usado para transporte de carga, algo que también puede ser obstaculizado por el GRK: “…así que la gente en Rojava depende mucho -al menos en lo que a la frontera concierne- de las relaciones con el GRK”. La incertidumbre en el puesto de control fronterizo se resolvió y finalmente pudieron pasar: “creo que fue una experiencia abrumadora…no sabíamos si finalmente íbamos a poder cruzar [la frontera] pero lo hicimos…en realidad fue una sensación de alivio…fuimos recibidos muy amablemente por uno de los copresidentes de la Oficina de Asuntos Exteriores…supongo que lo equivalente a un Ministerio de Asuntos Exteriores…asuntos concernientes a Rojava…al final tuvimos una bienvenida muy amigable…muchos de nosotros habíamos esperado este momento por algún tiempo…

La delegación académica llegó a Cezire (Jazira en inglés), uno de los tres cantones de Rojava, el 1 de diciembre del 2014. Para ese entonces, lo que más llamaba la atención de la cobertura mediática era la batalla por Kobane. La intención de esta delegación era conocer más a fondo el proceso político de autonomía de los tres cantones de Rojava. Aunque esta sería su única parada –pues los otros dos cantones no fueron visitados- tanto turcos, norteamericanos y europeos parte de la delegación, se llevarían una gran impresión de lo que allí atestiguaron: una lección de auto-determinación y democracia radical que no habían visto antes: una revolución.

Esteban Bonilla. Investigador CEPY, Médico, estudiante de Neurociencia Molecular en Universidad de Bristol, Reino Unido.

Abril 2015.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s