Un relato de intervenciones: “Los kurdos en Siria: desde la negación hacia un modelo de autogobierno”.

Un relato de intervenciones.

El día miércoles 25 de marzo del 2015, en el Parlamento Británico en Londres, se realizó el Foro Público ‘LOS KURDOS EN SIRIA: DESDE LA NEGACIÓN HACIA UN MODELO DE AUTOGOBIERNO’. El evento fue organizado por el Centro para el Progreso Kurdo con apoyo del Centro de Estudios Turcos. Participaron en el panel Salih Muslim, líder y copresidente del Partido de la Unión Democrática (PYD) en Rojava; Michael Stephens, analista e investigador del Instituto Real de Servicios Unidos (RUSI) en el Reino Unido; David Philips, escritor y director del Programa para la Construcción de Paz y Derechos del Instituto para el Estudio de los Derechos Humanos de la Universidad de Columbia, en E.E.U.U.; David Graeber, profesor de Antropología en la Escuela de Economía de Londres y Johanna Riha, epidemióloga y salubrista de la Universidad de Cambridge. Moderó el foro Tunc Aybac, director del Programa de Política Internacional de la Escuela de Leyes de la Universidad de Middlesex en el Reino Unido.  

Junto a aproximadamente 200 personas, tuvimos la oportunidad de asistir y ser parte de este encuentro. Al menos la mitad de los asistentes eran kurdos, pero también había turcos, sirios, árabes e ingleses, entre otros. El Foro inició con 10 minutos de retraso debido a un imprevisto cambio de lugar en la Sala de los Comunes por la inesperada y masiva respuesta de los asistentes.  

Aybac inicia hablando sobre lo genuino y revolucionario que es el modelo de autogobierno en Rojava, sobre la guerra contra el Estado Islámico (EI) y la estratégica, heroica y simbólica guerra del Kobane. En el contexto europeo –de resistencia- de lo que sucede en Grecia con Syriza y en España con los Indignados, continúa con la mención de un auténtico Modelo de Gobierno de Oriente Medio en Rojava. Se refiere a la vida política de Muslim, rescatando el rol fundamental que éste jugó en la conformación del Cuerpo Nacional de Coordinación para el Cambio Democrático (NCB) en Junio del 2011, poco después del levantamiento contra Al-Asaad; y a su rol como co-presidente del PYD (junto a Asya Abdullah). Y así da paso a la primera intervención.

Rojava y el Autogobierno.

El robusto y hasta ese instante sonriente Salih Muslim, reconfigura su semblante y agradece a todos los presentes, a su panel y en especial a David Philips (que ha venido desde E.E.U.U. para este encuentro); habla sobre la lucha contra el régimen sirio desde el 2004 y la Revolución Siria en el 2011, como la ventana para iniciar un proceso revolucionario: “Si ellos [los sirios] pelean por la democracia, nosotros también podemos hacerlo…por el levantamiento del pueblo kurdo…desde allí, hemos mantenido nuestra democracia auto-administrada, nuestro autogobierno…” Muslim habla sobre el régimen sirio y los obstáculos que éste iba a poner, y como los rojavianos sabían que era algo inevitable, y que es precisamente lo que está pasando. Se refiere también a la lucha actual y las estrategias que usan para combatir a al-Assad, donde lo primordial es “organizar a la gente, depender de la gente…confiamos en ellos…y los resultados están al frente de todos”.

PYDMuslim

Salih Muslim durante la intervención. Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

Salih Muslim habla sobre la necesidad de proteger su pueblo, y como, sabiendo que esta guerra –está claro ahora- iba a continuar por mucho tiempo, llamaron y juntaron a árabes, sirios y kurdos, seleccionando 101 personas de los 3 cantones a través de consejos para discutir que hacer. Por las condiciones en las que se encontraban –la Guerra Civil Siria y la guerra contra el EI- se declaran los cantones autónomos en 2012, y se consolidan las Unidades de Protección Popular (YPG) y las Unidades de Protección de la Mujer (YPJ) como la fuerza militar oficial de Rojava. Muslim rescata que estas unidades logran repeler en su momento a las fuerzas del régimen sirio y que esto es producto de la decisión que la gente tomó previamente.

La resistencia de Kobane y el Estado Islámico.

Respecto a la guerra del Kobane (que inició en Septiembre del 2014), Muslim resalta que los Estados-Nación –para él un gran problema para Oriente Medio- no comprenden como un pequeño pueblo al norte de Siria es quien se impone a tal brutal organización: “solo porque estaban bien organizados”, porque –según Muslim- están atados a su tierra y luchan y defienden sus principios, como el papel de las mujeres en la construcción de esta sociedad. “Lo que tenemos ahora en Rojava, es realmente un modelo democrático, un verdadero modelo democrático…tenemos algo llamado el Contrato Social”, una especie de Constitución que incluye a árabes, kurdos, sirios y cualquier otra etnia, grupo o nacionalidad. Además, resalta Muslim, en toda institución debe haber equidad de género, asegurando la participación democrática de hombres y mujeres por igual.

Sobre el EI, Muslim explica que [ellos] no tienen una verdadera estrategia, que la reorganización geográfica que pretenden viene de 2000 años atrás, algo que no puede existir en el siglo XXI. Muslim sostiene que hay indicios de que otros poderes están usando al EI para reconfigurar las fronteras actuales, poderes que no pueden aceptar la democracia social en general ni la democracia kurda en particular. Asevera también que nadie puede saber cuánto va a tardar este conflicto, pero cree que el Modelo en Rojava puede ser un modelo que de aquí a algunos años sea parte de la solución para Siria y el Oriente Medio en general, para que kurdos, árabes, sirios, cristianos y otros vivan todos juntos.

Desde finales de Febrero (22) hasta ahora, continua Salih Muslim, el conflicto sigue llevando desplazamientos en distintos poblados de Siria, con la consecuente destrucción que el EI deja a su paso. Ahora que el EI se enfrenta a la pérdida del este del Kobane, ha iniciado ataques esporádicos contra distintos poblados. Muslim recalca que bajo ataque del EI, jóvenes considerados kurdos y sunitas han protegido las iglesias asirias.

Muslim continúa afirmando que su sincera auto defensa, y la protección a sus derechos han llamado la atención alrededor del mundo. Alude principalmente a Ivana Hoffmann (Alemania), Ashley Johnston (Australia) y Konstandinos Erik Scurfield (Reino Unido), mártires por la causa rojaviana ante el EI. Según Muslim, ese es el tipo de solidaridad que han recibido de la gente que defiende “los valores humanitarios”.

Sobre el EI, Salih Muslim dice que es un peligro para todo el mundo, incluyendo los kurdos, pero que ellos se sienten preparados para luchar como lo han vendo haciendo. Y aunque la coalición internacional ha brindado cierta ayuda (como los ataques aéreos en Kobane y otras áreas), esto aún no es suficiente. Así que “esa es nuestra situación…hay una guerra muy dura…y necesitamos armas”. Esto, ante la clara ventaja que el EI, con un armamento  mucho más sofisticado y moderno, tiene ante los kurdos.

Por otro lado, Muslim se refiere a la destrucción y muertes que han sufrido en esta guerra, además de todos los miles de heridos sin tratamiento adecuado. La poca ayuda médica que han recibido obviamente no es suficiente. Salih Muslim dice que hay más de 50.000 kurdos en Kobane con sus casas destruidas (casi el 80% de Kobane) o completamente saqueadas. “Esta gente necesita vivir de nuevo…todo está destruido…y esperamos más solidaridad”.

Al momento, los kurdos están peleando en distintos poblados ya algo lejanos al sur y al este de Kobane (algunos a 30 km o más), así como en otros poblados alrededor del norte de Siria, después de la complicada pero exitosa campaña contra el EI.

¿Qué hacer?

Muslim habla sobre como el EI esta opuesto a los valores que sostienen los países europeos y los Estados Unidos. “Nosotros estamos en la primera línea”,  a la vanguardia del conflicto, “así que necesitamos el apoyo de todos los país, poderes y organizaciones prodemocráticas…para poder derrotar a esta brutal organización…y a esa mentalidad yihadista”. Resalta que aunque necesitan la ayuda de todo el mundo, la ayuda europea es esencial: aunque los rojavianos se defienden a ellos mismos y a su hogar, también están luchando por otras cosas que conciernen a Europa. Muslim se refiere a los últimos atentados terroristas en la eurozona, lo cual estaría conectado directamente con el conflicto [en Oriente Medio] en vista de que desde allí se están enviando este tipo de ataques. Por tanto concluye que la Unión Europea, junto a otras instancias como las Naciones Unidas, deben ayudarlos.

Después del aplauso general, Salih Muslim pide una vez más la palabra para finalizar: “prometemos luchar hasta el final para derrotar a todo el EI en dondequiera que esté”.

Los Estados-Nación.

Interviene ahora Michael Stephens, refiriéndose a la idea de los Estados-Nación. Rojava, dice, ha llamado la atención de los legisladores políticos en Occidente porque el Estado-Nación es lo que define las relaciones internacionales. En Siria, lo único cercano a un Estado-Nación es la posición nacional siria con al-Assad a la cabeza, pero éste prácticamente no tiene ninguna conexión con las fuerzas en tierra. Si miramos las soluciones políticas, después de estos 4 años de guerra civil, deberíamos –según Stephens-ser más consistentes: los ataques aéreos estadounidenses no significan apoyo total ni reconocimiento de lo que sucede en Rojava, esto al momento está ausente.

Sthepens

Michael Stephens en la intervención. Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

¿Un modelo a largo plazo?

“¿Que podemos decir acerca de Rojava como un modelo político o social y económico para el resto de Siria?” se pregunta Stephens.  Las condiciones en Rojava son únicas según él, especialmente porque no existe la limpieza étnica, las masacres y el exterminio que hay alrededor, incluyendo al régimen sirio. Para el investigador y analista, hay ciertas preguntas que debemos hacer: ¿Puede la posición democrática de Rojava ser el modelo para el resto de Siria? Sobre todo en el sentido de que primero,  ¿las fuerzas en tierra y el pueblo lo representen?; segundo, ¿se pueda monopolizar el uso de la fuerza en el territorio soberano (o al menos en aquel reconocido)?; y tercero, ¿puede conectarse todo esto a la política kurda?

Para Michael Stephens, son estas cosas las que nos debemos preguntar. Sobre todo ante un supuesto escenario de reconciliación, lo que dependería si se reconoce a la administración de Rojava y si se derrota al EI. E.E.U.U. y Canadá continúan con los bombardeos al EI, sobre todo últimamente. Esto puede llevar a pensar que es posible derrotar al EI pero también estabilizar la región. Ahora, la cuestión sobre si el régimen rojaviano puede sobrevivir y sobretodo en qué circunstancias lo haría, es otra de las grandes cuestiones, sobretodo como pueda quedar de aquí a algunos años la relación entre las regiones autónomas. Y es que, según Stephens, el tipo de Siria que se pueda configurar en el futuro no solo depende de la derrota del EI (una gran cuestión), ya que ésta no es la única organización con intereses allí; hay que incluir a la Siria que quiere ver Francia, E.E.U.U., el Reino Unido y las mismas fuerzas dentro del territorio.

Desde la autonomía hacia la participación comunitaria.

David Graeber, que participó de la delegación académica que visitó Rojava a finales del 2014, justifica su presencia en el panel precisamente por este hecho y por atestiguar este experimento democrático en el norte de Siria. Graeber inicia su intervención refiriéndose a los 20 años de continua justificación a las intervenciones militares occidentales (principalmente E.E.U.U. y las potencias europeas) en Oriente Medio, por ese pensamiento de que la gente que allí vive no es digna de confianza, no tiene democracia, impide la libertad femenina y no puede gobernarse a sí misma. “Ahora repentinamente tenemos a un grupo de personas que claramente cree en los Derechos Humanos y son más democráticos que las mismas potencias que están interviniendo”. Así que –según Graeber- nadie quiere decir nada, porque los que invaden son las denominadas democracias, mientras esta gente extiende los Derechos Humanos y los principios democráticos mucho más allá que cualquier otra sociedad en la región y mucho más lejos de lo que se haya visto.

Graeber habla un poco sobre cómo –en Rojava- toda institución de poder debe tener equidad de género, sobre la importancia del papel femenino y sobre este “programa de auto-conciencia” que no encuentra paralelo en la región. Cuenta entusiasmado sobre la organización popular desde las asambleas de cada barrio, la participación comunitaria y la conexión entre municipios; y cuenta también como se configuran distintos comités para todo propósito (educación, salud, seguridad, justicia, etc.). Habla sobre las aspiraciones de las mujeres plasmadas en las fuerzas armadas, y resalta lo diferente que es este proceso respecto a todo otro proceso en Oriente Medio.

Graeber

David Graeber durante su intervención. Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

La vergüenza internacional, el papel de los medios y el bloqueo.

Para Graeber hay una suerte de “vergüenza” a nivel internacional por todo lo que pasa en Rojava. Las enormes estructuras de las democracias occidentales, y sus excusas para realizar intervenciones militares continuamente, quedan en ridículo -comenta Graeber- ante esta gente en Rojava. Las historias parecen desaparecer en los medios continua Graeber, nadie habla de esto; y es que los medios no encuentran explicaciones, por un lado de cómo lidiar ante un gobierno que no es Estado, pero también porque no saben cómo lidiar con este proceso, porque el PKK es calificado de terrorista, y este tiene relación con el PYD, y entonces el problema de hacer público lo uno o lo otro se vuelve conflictivo para los grandes medios.

Ante el inminente genocidio que el EI comete, la intervención militar occidental se vio justificable, pero Graeber comenta que al inicio, había esta especie de “descabellada situación en la que se bombardeaba al EI en todas partes menos en Kobane”. Graeber se refiere a su visita a Cezire (Jazira) y la precariedad de las condiciones de vida, pero especialmente a lo que pasa en las fronteras de los cantones: el bloqueo turco, el bloqueo iraquí, el EI al acecho y el gobierno sirio al sur.

La situación es que, Occidente provee cierta ayuda militar, porque los únicos que luchan verdaderamente contra el EI –en tierra y en Siria- son los kurdos. Pero al mismo tiempo –afirma Graeber- “nadie habla del embargo económico diseñado para destruir uno de los mayores e inspiradores experimentos democráticos de nuestro tiempo”. Y no solo eso, aparte del embargo, hay una contradicción tremenda dentro de las potencias occidentales, algo que se vio recientemente en el caso de una mujer británica, quien quiso unirse a las YPJ para combatir al EI, y que ahora está en prisión acusada de terrorismo en su propio país.

El Sistema de Salud y la Educación en Rojava.

Johanna Riha continúa con las intervenciones del panel. Se refiere a la Salud en Rojava, pues también fue parte de la delegación académica que visitó Jazira. Tras su experiencia, asegura que el personal de salud no requiere mayor entrenamiento, y que más que el problema de personal, lo que hay es necesidad de equipo médico, infraestructura y medicinas. Sin esto no es posible tratar varias enfermedades, especialmente enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión arterial, menos aún intervenciones especializadas como hemodiálisis o cirugías complejas. Tener al KRG y a Turquía como vecinos – sumado a la escasez de agua, electricidad y comida- no ayuda para nada.

Riha

Johanna Riha durante su intervención. Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

En términos de organización, el Sistema de Salud está organizado de manera descentralizada, al menos en Jazira. Sobre otras estructuras, Riha menciona a los consejos de salud y a los comités que responden a estos consejos. Los comités son formados para diferentes asuntos: por ejemplo hay comités de farmacología, seguridad en salud, práctica general, educación, entre otros. Dentro de estos hay el comité de la mujer, un ejemplo de la participación de la mujer en la sociedad rojaviana. “Las mujeres han tomado posesión de sus derechos, particularmente en salud”.

Otro de los temas que Riha toca es el sistema educativo en Jazira, donde existe una especie de reeducación en cuanto a la equidad de género para la población en general. Concluye su intervención contemplando una visión más amplia sobre las circunstancias actuales, observando la violencia en Oriente Medio y en el norte Africano, donde muchos de los problemas actuales allí, pueden ser resueltos mirando lo que pasa en Rojava.

El rol de Turquía.

El último monólogo lo interpreta David Philips, quien inicia refiriéndose a la guerra que Obama ha declarado al EI y se pregunta ¿por qué Estados Unidos no trabaja de manera más cercana al PYD? La respuesta según Philips, es simple: “es por Turquía”. Según el autor, Turquía tiene varios asesores en Washington que constantemente están aseverando que el PKK es lo mismo que el PYD y tratando de convencer [a legisladores y gobernantes] de que el PYD colabora con el régimen sirio. “Sabemos que ambas [aseveraciones] son mentiras”. Según Turquía, hablar de al-Asaad es hablar del PYD, y hablar del PYD es hablar del PKK. Pero en realidad, continúa Philips, si nos ponemos a pensar, donde no hay diferencia ideológica es entre el APK y el EI. Refiriéndose al rol turco, Philips comenta sobre un encuentro con Erdogan en Septiembre del año pasado, donde le cuestionó a este último sobre la relación entre Turquía y el EI,  quien respondió que “lo averigüe por sí mismo”.

David Philips lo hizo, conformando una investigación con un grupo en Nueva York y otro en Nueva Jersey; encontrando –en reportes de medios y varias fuentes confiables- apoyo logístico, financiero y entrenamiento especializado para la guerra en Siria por parte del gobierno turco al EI. Pero lo que más impacta a Philips, es que Turquía se haya unido a la coalición internacional contra el EI y no haya hecho absolutamente nada. Afirma que hay que evaluar a Turquía por lo que es, no por lo que fue ni por lo que queremos que sea. Se refiere en especial al régimen turco como uno antidemocrático y autoritario, que desde las protestas del 2012, ha ejercido la brutalidad policial a diestra y siniestra. No solo eso, Erdogan ha coartado la libertad de expresión, en especial a kurdos y otras minorías. Hace poco, en Nueva York, y mientras Erdogan exponía sus ideas -cuenta Philips- la gente dejó el lugar sacudiendo sus cabezas en señal de negación por las delirantes acusaciones y las conspiraciones en su contra que el líder turco repetía incansablemente.

Sobre la OTAN como una instancia de seguridad, Philips refiere que los países involucrados comparten ciertos valores, y se pregunta ¿Cómo es posible que Turquía –siendo el aliado estadounidense estrella en la región- tenga este comportamiento? ¿Cómo se puede tolerar que el EI ataque a los kurdos sirios desde el lado turco de la frontera? ¿Cómo se puede tolerar esto de un país amigo? Resalta que la evidencia de todo lo mencionado es clara y sustancial. Continúa dudando de que los kurdos tengan amigos cercanos a ellos, pero asegura que en realidad los E.E.U.U. al momento no tienen mejor amigo en la región que los kurdos en Siria. Por tanto, para Philips, Washington debe trabajar con ellos, con el PYD y con otros kurdos en la región; porque cuando los Estados fallidos de Siria e Iraq colapsen, “vamos a necesitar amigos, y esos amigos son los kurdos en Siria e Iraq”. Así que, concluye Philips, se debería ayudar y cooperar con el PYD y lo kurdos, porque ellos son capaces de derrotar al EI.

Después de las intervenciones, se abrió la discusión con preguntas del público presente.

El “Estado Islámico”.

publico

Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

Se inició la discusión con la denominación del Estado Islámico como tal, pero Muslim aclaró que ellos lo llaman simplemente DAESH por su acrónimo árabe. Stephens afirma que el EI está construyendo algo que se parece mucho a un estado, con instituciones relacionadas al estado y que funcionan tal cual. Además, están imponiendo el monopolio del uso de la fuerza. El EI – según Stephens- tiene todo este tipo de cualidades, excepto el reconocimiento internacional, por tanto se puede debatir si es o no islámico, pero que sea un estado está claro que eso es lo quieren hacer -y lo están logrando- y eso es lo que se viene diciendo desde dentro de los territorios ocupados.

El PYD, Bashar al-Assad y la Guerra Civil Siria.

Un periodista sirio abre la discusión sobre el rol de al-Assad y recientes afirmaciones contra el PYD. Muslim afirma que el régimen está a más de 150 km de la región del Kobane y que cualquier cosa que [al-Assad] diga al respecto es irrelevante, y que además “ellos no pueden ayudarnos…de eso estamos seguros”. Philips aclara que no hay ningún tipo de cooperación entre el PYD y el régimen sirio.

Un ciudadano sirio cuestiona qué medidas se van a tomar sobre los más de 400.000 prisioneros en Siria, a lo que Muslim responde que para ellos [kurdos] hay una gran preocupación por todos los sirios. Pero aclara que aunque han podido organizarse desde hace algunos años, solo son el 15% de la población siria. Para el líder kurdo, ellos quizá no sean capaces de organizar al 85% restante, por diferentes situaciones. Afirma que lo que han hecho y hacen es tratar de coordinar y vivir con los árabes [y otros grupos] de la misma área. “Deseamos defender al pueblo sirio…sabemos del sufrimiento…pero al momento lo único que estamos haciendo y podemos hacer es defendernos”.

Michael Stephens dice entender el drama humano en Siria, porque durante estos 4 años la limpieza étnica y la destrucción permanente en algunos poblados sirios han sido constantes, lo que incluso lo lleva a pensar que en algunos de estos lugares nunca se verá de nuevo su estado original. Para Stephens, no se puede ver el mismo modelo [de Rojava] aplicable a otras partes, especialmente porque no ha habido la limpieza étnica que ha habido en otras partes. Una situación especial –algo diferente- sucede en Kobane, done por ejemplo, aunque sea una tragedia, “si los turcos cooperan” (Stephens repite dos veces la misma frase) se puede repoblar esta región.

Para el investigador de RUSI, atacar a al-Assad directamente es algo que al momento es poco plausible. Al momento todo indica –e incluso parece ser necesario según Stephens- hacia la cooperación con el régimen sirio (por parte de Occidente). Aclara que, si bien deshacerse de este gobierno sería algo bien visto, no es algo que vaya a pasar (al menos por ahora). Un ­­problema mayor radica en la reconciliación. Según el analista, los conflictos sectarios tardan al menos dos generaciones para llegar a acuerdos y producirse una reconciliación. Y eso es algo que habrá que observar y esperar en territorio sirio.

Las mujeres, el capitalismo y las clases sociales.

Sobre el papel de las mujeres, Muslim discute sobre la igualdad y sobre la construcción de la sociedad: “Nosotros no les estamos dando nada [a las mujeres], ellas están dando todo…nosotros no podemos hacer nada sin las mujeres…ni siquiera construir una sociedad”. Graeber acota que “no te puedes deshacer del capitalismo sin deshacerte del estado, no te puedes deshacer del estado sin deshacerte del patriarcado” y según él, históricamente se ha tratado de hacerlo al revés, por tanto se han dado múltiples fracasos.

publico1

Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

Graeber continúa la discusión hablando sobre las clases sociales en Rojava. Para él, una de las ventajas que tuvieron en Rojava es que las clases más acomodadas huyeron de Siria al iniciar el conflicto. Esto dejó muchas propiedades y tierras en manos de los rojavianos, lo que llevo a que muchas de ellas se cooperativicen. Algo interesante que está sucediendo en Rojava, concluye Graeber, es que se está previniendo la reemergencia de clases a través de la educación, evitando cuerpos académicos especializados y en su lugar –en la medida de lo posible- diseminando el conocimiento para toda la población.

La cuestión kurda.

Se habla sobre el Kurdistán y la división del mismo. Philips dice que los kurdos sufren una injusticia histórica, cuando el Tratado de Sèvres nunca fue ratificado -reemplazado por el de Lausana- y el Kurdistán quedó dividido en 4 estados (5 según uno de los asistentes), “y ahora es la nación más grande del mundo sin estado”. Philips cree que el Kurdistán iraquí  se convertirá en una nueva nación, que éste se confederará con Rojava y que vamos a ver un “Kurdistán virtual” con coordinación a varios niveles.

Muslim asevera que las condiciones son diferentes en cada lugar, y que cada quien tiene que encontrar distintas respuestas. Asegura no estar en contra de la independencia del Kurdistán en Iraq, porque eso es lo que la gente allí ha elegido, “pero acá [en Rojava] la situación es diferente”, allí dice, la solución que prefieren –respetando al resto del Kurdistán- está acorde a sus condiciones. El líder del PYD asevera que están tratando de tener buenas relaciones con toda la gente del Kurdistán (kurdos del sur, KRG, KDP, PUK), “al final todos somos hermanos”.

Se discute así mismo los objetivos y aspiraciones de la gente del Kurdistán en comparación con la gente en Rojava. Muslim insiste en que ellos [PYD] están tratando de responder a su gente, que no tienen los mismos objetivos, tal vez si las mismas aspiraciones u objetivos generales: “democracia y liberación del pueblo kurdo”, pero que su modelo no es necesariamente el que ellos necesitan. Además, recalca Muslim, ellos están respetando la voluntad de la gente y lo que ellos quieren, “nosotros dependemos de ellos”.

Las YPG y la demonización del EI.

Las YPG como fuerzas profesionales no pertenecen a ningún partido –continúa Muslim- sino que son de Rojava y su gente. Hay comentarios sobre la hegemonización del YPG a través del PYD, pero Muslim defiende el uso de un solo cuerpo armado para evitar tener dos brazos armados o más, lo que no parece conveniente en vista de lo que ha pasado en el Kurdistán del sur.

Johanna Riha realiza una abrupta intervención sobre el contexto de la Guerra Civil Siria y el enfrentamiento al EI. Según la epidemióloga, hay que discutir el porqué de la adhesión de la gente al EI, y hay que entender el peso que las últimas intervenciones militares e invasiones han tenido, especialmente el conflicto iraquí. Así que, para Riha, está bien demonizar al EI hasta cierto punto, pero al mismo tiempo hay que tomar en cuenta todos estos factores para entender lo que está sucediendo en estos conflictos.

El reporte de la Oficina de Asuntos Exteriores.

publico2

Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

Se discute sobre el reporte de la FCO (Oficina de Asuntos Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones Británicas). Michael Stephens dice que el reporte no solo refleja la posición británica, sino la francesa y estadounidense, y la de otros 50 países incluyendo aquellos del golfo. Este reporte básicamente señala el apoyo actual al régimen sirio a través de la Coalición Nacional Siria, y al mismo tiempo descarta que el PYD pueda ser parte de esta coalición.

David Philips habla de la arrogancia del FCO para publicar un reporte como tal, hablando del PYD de ese modo. Pero a pesar de todo, según Philips, se está hablando del Kurdistán sirio como nunca antes. Eso no se refleja en las políticas británicas por temor a los lazos con Turquía, pero afirma que es inevitable que reportes como este vayan a cambiar en el futuro.

Los países del Golfo.

El foro se acerca al final, y uno de los presentes –casualmente parte de la misión académica del 2014- pregunta por la participación de los países del Golfo. Stephens interviene mencionando la negociación de la administración de Obama con los árabes y los chiitas como parte de la estrategia para derrotar al EI. Stephens -sobre la relación del Reino Unido con Qatar y Arabia Saudita- afirma que hay una alianza incómoda, por todo lo que sucede a nivel local en esos países. Además, según el investigador, Qatar tiene grandes inversiones en Londres, y por ese lado no pueden ser tan presionados por el Reino Unido.

En cuanto a lo que estos países quieren sobre Siria, para Stephens está claro y es sencillo: los países del Golfo quieren a al-Assad fuera, nada más. Claro que –continúa- no hay ningún detalle, ni respuestas claras sobre el caso (especialmente cuando se busca que tipo de Siria esperan); además, los cataríes no parecen entender nada sobre el Kurdistán y su lucha.

Stephens finaliza esta parte de la discusión hablando sobre el entrenamiento jordano que, con armamento estadounidense, los saudíes realizan en Jordania. Aparentemente hay cerca de 50000 tropas que están asegurando las fronteras bajo esta figura. Esto no solo estaría protegiendo a los países del Golfo, sino los intereses de la coalición occidental en la región.

Las últimas palabras.

David Philips – que niega conocer evidencia de una supuesta relación entre el EI y E.E.U.U.- responde una pregunta en relación a un potencial encuentro entre Salih Muslim y Barack Obama, y bromea fingiendo una llamada directa a Washington.  Describe el engorroso proceso de que algo parecido suceda, pero garantiza que un apoyo al PYD y encuentro de tal magnitud depende de “el mismo Muslim, quien puede vender la idea a Obama…lo que dice y lo que hace, incluyendo lo que está diciendo esta noche…es algo que moverá la discusión a gran escala”.

publico3

El salón no fue suficiente para los asistentes. Fuente: Centro para el Progreso Kurdo.

Muslim habla sobre Turquía, y dice que algunos países han elegido al capitalismo como modo de vida y esa es su vía, pero que “este es el siglo XXI, el siglo de la gente, del pueblo”. Refiere entender que muchos apoyen a los regímenes como el turco y el sirio, pero que eso ya no es posible, especialmente porque están olvidando cosas muy importantes como “los valores humanitarios”. Salih Muslim habla sobre la autodefensa, dice que su pueblo está peleando contra el EI porque está protegiendo su hogar: “Nosotros nos estamos defendiendo a nosotros mismos…y a los valores humanitarios en nuestra área, por nosotros mismos, por el pueblo kurdo, por los objetivos kurdos, por la sociedad kurda, por la nación kurda…”

“Muchas gracias”.

El aplauso general es interrumpido por Tunc Aybac: “Rojava no es parte del problema, es parte de la solución”.

Al final del evento, una marea de gente rodea a Muslim y al panel en general. La mayor parte de las personas habla en kurdo y la gente de seguridad del parlamento tiene que entrar a pedir que nos retiremos. En el largo camino hacia la salida de la Casa de los Comunes, conocemos a los panelistas y conversamos por un corto tiempo con ellos. Hablamos brevemente con David Graeber, Johanna Riha y Michael Stephens, antes y después de que sean abordados por el público asistente.  Nos llama la atención como con besos y abrazos gratifican a Salih Muslim, decenas de kurdos rodean al hombre y no lo dejan salir sino después de casi 40 minutos después del foro. 

Nos quedamos contemplando la magnífica edificación antes de salir a la noche londinense. Es admirable y estremecedor a la vez, que el Parlamento Británico haya albergado tan sustancial foro, no solo por su importancia sino por su contenido. Las palabras clase social, revolución y mujer libre retumbaron esta noche en un baluarte de la cuna de la Revolución Industrial y del Capitalismo Moderno. Pase lo que pase con la Revolución en Rojava, la izquierda internacional hablará sobre instantes como éste en un tono romántico y vencido, a menos que saque las mejores conclusiones de este proceso y tome las mejores decisiones al respecto.

Esteban Bonilla

Centro de Estudios “Patricio Ycaza” CEPY.

25 de Marzo del 2015           

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s